Third conditional y zero conditional: una canción y un poema

Hoy toca third conditional y zero conditional. El otro día os explicábamos el first y el second, que son los más fáciles de confundir, ¡pero no nos podíamos dejar sin explicaros el resto de condicionales! Ya sabéis, si queréis interiorizar algún aspecto de otro idioma lo mejor es ponerlo en práctica, y es por eso que os traemos algunos recursos para practicar el third conditional (probablemente el más difícil de todos) y el zero conditional. Disfrutar escuchando una canción mítica o leyendo uno de los poemas más famosos de la literatura anglosajona sin duda os hará afianzar conocimientos sobre el zero y el third conditional. ¡No esperéis más!

Un mito como I Will Survive para aprender el third conditional

El third conditional se utiliza para hablar de algo que no ocurrió en el pasado, y para imaginar cómo sería si hubiese sucedido. Se forma utilizando el past perfect (had + past participle) en la proposición condicional (la que empieza con if) y would (o alternativas, como should) + present perfect (have + past participle) en la principal. Esto es lo que hacía Gloria Gaynor en gran parte de su canción más famosa, eso sí, invirtiendo el orden más habitual en el que las dos oraciones de un condicional se suelen usar:

I should have made you leave your key If I had known for just one second you’d be back to bother me (‘Debería haberte hecho dejar tu llave si hubiese sabido solo por un segundo que volverías para molestarme’).

Vemos que la pobre de Gloria no le quitó la llave a este tipo que tanto la molestaba, y fue su error. Ahora se queja, no es para menos…

Y un poema para el zero conditional

Nos gusta variar de formato, que ya van demasiadas canciones. Os traíamos otra más, pero decidimos que con la del third conditional era suficiente. El último condicional que nos queda, el zero conditional, se utiliza para afirmar cosas, para hablar de relaciones causales que aceptamos como ciertas. Es el más sencillo de todos, tan solo tenemos que utilizar el presente simple en ambas oraciones, tanto la condicional como la principal. Hay un famosísimo poema de Kiepling que lleva por nombre la conjunción condicional, la palabra por excelencia del tema que nos ocupa: If. En él, el autor nos hace una reflexión sobre el mundo a modo de aseveración. Mejor no os descubrimos nada, que si no os contamos el final. ¡Así podréis decirnos qué os parece leyéndolo en este enlace!

Practicar, practicar y practicar, no hay otro secreto

Como ya os dijimos en el anterior post sobre el tema, no hay otra opción mejor que la de practicar para mejorar un aspecto específico de la lengua. Si queréis mejorar vuestro conocimiento sobre el zero conditional y el third conditional lo mejor será que escuchéis a Gloria Gaynor y a Kiepling hasta saberos la canción y el poema de memoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *