Las frases cortas son mejores para tu negocio

Decía Hemingway que la manera más rápida para conocer la madurez de un escritor era medir sus frases. Podríamos discutir si el viejo autor era quién para hablar, aunque tenía más razón que un santo y podemos asegurar que las frases cortas son mejores para tu negocio. Qué mejor manera de demostrarlo que con un ejemplo:

“La frustración y pose desafiante de la Policía Nacional se puso de manifiesto el domingo en Barcelona, donde decenas de miles de ellos se reunieron para el funeral del segundo de los dos oficiales que fueron asesinados en el ardor de las protestas y los interrogatorios después de la muerte de algunos jóvenes antisistema.”

Ahora, responde rápidamente y sin mirar el texto: ¿Cuántas ideas te han quedado claras? ¿Qué tienen que ver los jóvenes con la frustración? Si no has podido responder al vuelo, es normal. La frase de ejemplo es extremadamente larga. Si hubiéramos usado frases cortas, hubiera quedado claro como el agua.

Por qué las frases cortas son mejores para tu negocio

El contenido se recuerda más

Por un lado, aun usando una frase sobre un suceso que captaría naturalmente la atención, es difícil recordar lo que sucede al inicio después de 50 palabras. ¡Y eso que hay una coma!

Mientas leemos, el cerebro espera un punto y aparte o seguido para encapsular lo leído y procesarlo y usarlo después. Cuanto más lejos esté el final de una frase, más alargamos el tiempo de entendimiento de la misma.

Hacen conciso tu mensaje

Por otro, al usar frases largas tendemos a enlazar cuanto esté entre puntos, empujándonos a usar pronombres y adverbios que ofuscan los puntos clave que queremos destacar.

La información útil se esconde tras el uso constante de palabras distintas para el mismo concepto. Cuanto más larga es la frase, más sustituimos el sujeto. Cuanto más tardamos en poner el punto al final, más pereza da especificar. Y en ambos casos, comprendemos inconscientemente que la frase ya es extremadamente larga.

Una frase corta se traduce mejor

Por último, en estos tiempos que corren tenemos que pensar que, tarde o temprano, nuestro negocio tendrá que internacionalizarse. Si nuestra página web y catálogo están llenos de frases largas, el proceso de traducción se estirará innecesariamente.

Nuestro traductor tendrá que romper las frases para entenderlas (algo que, por cierto, no hacen nunca los posibles clientes), y luego traducirlas. ¿Por qué no convertir la situación en un beneficio para todos y usar frases cortas, directas y claras?

Ninguna empresa necesita un Hemingway en sus filas, pero tampoco debe arrastrar a su público a lo largo y ancho de oraciones interminables. Aunque hemos visto que las frases cortas son mejores para tu negocio, a veces es inevitable alargarlas. Qué le vamos a hacer. Pero si una frase concisa resalta por qué tu servicio o producto merece la pena, y el punto final fija ese por qué en tus clientes, entonces te interesa que eso suceda cuanto antes, mejor.

 

Sobre el autor

admin

Deja un comentario