3 hábitos personales que dinamitan la productividad en un equipo

Cuando alguien llega a un nuevo empleo, tiene la enorme presión adaptativa que le hará comportarse del modo en que pueda asegurarse el puesto. Para sentirse aceptado, existe la necesidad de crear una buena imagen tanto a compañeros como superiores. En ocasiones un auténtico ejercicio camaleónico para convertirse en lo que los demás quieren ver.

Sólo hace falta que pasen tres meses para que un trabajador tienda a relajarse y que su verdadero yo (sin imposturas, sin el afán por aclimatarse) salga a la luz. Eso es positivo porque dejar de preocuparse por la apariencia permite concentrarse en el trabajo, pero también abre, como por sorpresa, la caja de los hábitos y costumbres propias que pueden perjudicar al ritmo de trabajo.

Hay que estar alerta si observamos estos comportamientos –en nosotros mismos o nuestro equipo- para poder poner remedios a tiempo. Hoy te traemos algunos de los comportamientos que deberían encender tus alarmas.

 

Los 3 potenciadores naturales de la baja productividad en un equipo

 

Perder la educación

Lo de la confianza da asco puede ser tan real como grosero. Mantener fórmulas como el “gracias” o el “por favor” nos recuerdan lo importante que es el lenguaje en las actitudes tanto del que habla como del que escucha.

Bromas despectivas, quejas sistemáticas, no reconocer los errores, perder los papeles ante críticas… Las actitudes asertivas y positivas empiezan por un uso del lenguaje meticuloso.

Pero más allá del lenguaje, hay un repertorio de hábitos que pueden erosionar las relaciones sociales –y en definitiva profesionales- en un entorno de trabajo: olores de comida, hacer ruido (masticando, bebiendo, escuchando música o hablando por teléfono) o crear desorden o ensuciar -especialmente en los espacios comunes-.

Las formas cimentan o derriban las relaciones, y esos cimientos son la clave para que un equipo trabaje de manera productiva.

Abusar del tiempo de los demás

Nadie se atrevería a coger el monedero de un compañero y cogerle el dinero prestado para un café. Aún si devuelves el importe, nos parecería totalmente invasivo y desconsiderado.

Sin embargo no tenemos ningún reparo en ocupar o disponer del tiempo de los demás sin apenas permiso, cuando estamos gastando un recursos que no podemos devolver.

Es importante tener tanto respeto a la agenda como a la cartera de los demás. Mide bien los tiempos de las tareas, comprueba a quienes pueden perjudicar las repercusiones de tus retrasos y vela por que las reuniones que convocas sean realmente productivas

Embobarse con Internet

En Internet es imposible tener un equilibrio entre perder el tiempo y aprovechar los recursos. La propia naturaleza del entorno: imágenes, titulares, hipertextos… Todo está diseñado para atraparte y conducirte de un lado a otro indefinidamente sin apenas darte cuenta. Pero seamos realistas, ¿quién puede trabajar hoy en día sin Internet?

El caso es que mal utilizada la red mata la productividad del adepto y de los que le rodean y son asaltados por los “mira, mira” o los “¿te has enterado de…?”.

Es necesario un uso racional e individual de estas herramientas. Sobre todo individual. Si tú estás en Internet, no hace falta que compartas lo que encuentras. Si estás en una reunión, es un grave obstáculo estar comprobando –o peor contestando- tus correos. Busca un momento para cada cosa.

No te autoengañes, la multitarea es cosa de ordenadores, pero no funciona en las personas.

 

Introducir estos cambios en tu rutina será tan duro o tan fácil como tú te propongas que sea. Si no te crees su eficacia, si el trabajo en equipo no es lo tuyo, si no eres sensible a respetar el trabajo de los demás, no vas a conseguirlo.

Sin embargo, si eres consciente de la toxicidad de estas acciones y crees te ayudará a mejorar las relaciones con tus compañeros y crear un entorno mejor – versión en miniatura de un mundo mejor-. El aumento de la productividad en un equipo contribuye a ofrecer un mejor producto o servicio.

 

¿Te ha gustado nuestro post? Recibe nuestra newsletter mensual con el mejor contenido de nuestro blog.

Sobre el autor

admin

Deja un comentario